“Se ve solo con el corazón, lo esencial es invisible para los ojos.”

Antoine de Saint-Exupéry